Buscar
  • Javier Casino

era tan sabio como capullo

Encendió una hoguera 

y sonaron las voces de las mujeres

que habían dicho quererle.

Nada ardía mejor que la madera

consumida entre reproche y beso

o el diesel del volkswagen

que robó en el supermercado del amor.

Él lo tenía claro.

De todo lo que debió aprender 

le sobraban unos céntimos de cordura.

Por eso lo eligieron para el Partido.

Su oratoria no debía desperdiciarse

jugando a ser otro creyente.

No tardaron en ondear banderas.

Del color de su basura

y en blanco y negro como los sueños

que no recordaba.

Algún que otro gato le ofrendaba el culo.

Él prefería la razón de los porqués

y la entrepierna de cualquier pollo de corral.

Un día una virgen vestida de negro

le prometió una resurrección, anonimato

y polvos de talco en su piel irritada.

No le preguntó por quien guardaba el luto.

Se sabía tan irrelevante como oportuno.

Nunca lo hicieron jefe de nada.

Su currículum solo interesaba a los ácaros.

Por eso se enredó entre sábanas.

Dicen que decía:

«Más allá de ellas solo hay despertares,

y los pianos suenan desafinados».

Era tan sabio como capullo.

Su padre se lo advirtió antes de conocerlo:

«Pufff ¡anda que...»


#poesia #poemas #javiercasino


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las habitaciones de los niños huelen a plastilina así como los sueños de sus madres son indescifrables. No conviene follar porque sí, la diversión está en la conversación después del polvo. De vez en