Buscar
  • Javier Casino

Herodes y las madres



Trajo un niño de otro con ella

y mi madre lo bendijo.

De alguna manera lo quiso

antes de que yo aprendiera su primer apellido.

Luego lo trató con sus dulces maneras

y le regaló ese cariño que guardaba para los elegidos.

El niño lo supo.

La madre lo supuso.

Y yo me limité a mencionar a Herodes

en un chiste fácil.

Entonces mi madre se fue.

Ni ofendida ni dolida.

Se fue porque sabía que tierra bien arada

hace fácil que la semilla germine.

Así que mientras yo disfrazaba con humor, 

tras la quinta cerveza,

 el dolor de ser huérfano

el chico me abrazó y me dio un beso en la mejilla.

El niño sabía lo que hacía.

Su madre lo supuso.

Y yo comprendí que Herodes solo fue...

... un hijo no querido.

#poemas #poesia #javiercasino




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las habitaciones de los niños huelen a plastilina así como los sueños de sus madres son indescifrables. No conviene follar porque sí, la diversión está en la conversación después del polvo. De vez en