Buscar
  • Javier Casino

nacemos para morder



Pruébalo:


No hay diferencia entre dar de comer 

a un escorpión y a una cría humana.

El miedo de Herodes no fue hacia un posible dios

sino a la propia evolución del ser humano.

Hijo bueno hijo muerto.

No hay mujer que merezca parir.

El título de madre se otorga

a una recién licenciada

 atada con soga al cuello

y con un buen agujero debajo del suelo.

¿Vale la pena?

Todos somos hijos.

Todos somos la llaga que lacerará a mamá.

Aún así las hay que sostienen

que parir las santifica según el "biologistanismo":

Una religión tan vulgar como la propia vida.

Nacemos como nacemos.

Indefensos y apetecibles para los depredadores cobardes.

Solo el fuerte sobrevive.

Y el fuerte nunca entenderá de piedades,

igualdades y gratitud.

 (vio morir a su camada)

El ser humano es el retrato de su infancia.

Nacemos para morder.

Nadie puede ser justo si está indefenso.

Infectamos a quienes nos quieren

y respetamos a quienes tememos.

Por supuesto, puedes buscar más allá... 

...tienes permiso "democrático".

Te perderás entre

 un montón de espejos desconocidos

y razones aritméticas de ecuaciones de ningún grado.

¿Acaso crees que la inocencia

no es la herramienta de tu yo más abyecto?

La inteligencia lo tiene claro.

Eres tan listo como tus hormonas te permitan.

Aún así damos pena según quien nos mire.

Por eso cada vez el mar está más contaminado.

Porque el débil no se da cuenta de nada.

Y nadie que pueda reproducirse

está exento de ser víctima de su creación.



#mundo #crias #poesia #poemas #javiercasino #biologia


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las habitaciones de los niños huelen a plastilina así como los sueños de sus madres son indescifrables. No conviene follar porque sí, la diversión está en la conversación después del polvo. De vez en